OPINIÓN


¡Vacunas para el pueblo!

2021-05-06

Maider Lazkano y Gorka Maio, miembros de Sortu

Las imágenes que nos llegan de la India nos inquietan en los últimos días, golpeando con gravedad nuestra sensibilidad. El mundo está afectado por la pandemia del capitalismo. El sistema capitalista nos presenta su cara más oscura: colapso ecológico, económico y de civilización. Consecuencias de su lógica de acumulación son tanto la expansión violenta del Covid 19 como la gestión economicista de la pandemia. Al fin y al cabo, el modelo de desarrollo del capitalismo es una especie de virus para nuestro planeta.

La concentración económica, la globalización y la mercantilización están en la base de las guerras, catástrofes económicas y financieras, sanitarias y ecológicas que padecemos en la actualidad. Hemos vuelto a niveles de incertidumbre que no vivíamos hace mucho tiempo, especialmente en las naciones de Europa y del Norte de América. Este tipo de catástrofes pandémicas son más comunes en los países del hemisferio sur.

Es una opinión cada vez más extendida que la crisis sanitaria global se esta convertido en un acelerador de tendencias sociales, ideológicas y economicas. Las desigualdades sociales han aumentado y se han hecho más visibles debido a la pandemia, tanto a nivel global como en el seno de los sectores sociales de los diferentes países, aumentando las brechas existentes y empujando a miles de ciudadanas al abismo de la pobreza. También debemos ser conscientes de que algunos sectores han sufrido de forma mucho más directa la crisis sanitaria. Porque la perdida de su trabajo ha tenido efectos inasumibles para su supervivencia económica, pero también porque la propia enfermedad les ha golpeado más directamente, mientras los Gobiernos de los países autodenominados “avanzados” miran para otro lado.

Comprender la dimensión social de la pandemia es clave. Si queremos alejarnos de esta lógica capitalista es necesario dar respuesta a las situaciones emergencia económica y social agravadas en esta crisis sanitaria mundial. Poniendo en el centro de la vida el cuidado tanto de personas como del planeta.

Al mismo tiempo, ahora que la enfermedad está matando a millones de personas a nivel mundial, el pensamiento de las autoridades políticas, bancarias y multinacionales sigue sin cambiar. Lejos de reforzar un sistema de Salud público y universal que valore por igual todas las vidas, siguen haciendo negocio con el sufrimiento y el dolor humano. Seguir acumulando capital utilizando la emergencia sanitaria mundial.

La implantación de situaciones de emergencia, en el llamado primer mundo, más que para primar la salud de las ciudadanas, ha sido entendida por las élites políticas y económicas como una oportunidad económica, mediante la transferencia de fondos públicos a empresas privadas. Las Farmacéuticas que están produciendo la vacuna contra el Covid 19, están siguiendo la lógica mercantil del sistema capitalista, sacando enormes beneficios económicos con la salud de las ciudadanas del mundo.

Pedimos soberanía para Euskal Herria, para poder responder a esta crisis sanitaria con todos los recursos y también para poder garantizar la vacunación de todas nuestras ciudadanas. Al mismo tiempo, es necesario profundizar en la solidaridad internacionalista, en voz alta, reforzando el imaginario socialista frente a las desigualdades sociales. Porque la salud es un derecho de todas las personas del mundo; porque las investigaciones financiadas con dinero público son del pueblo; porque querer hacer negocio con la salud de las ciudadanas en medio de una pandemia es un crimen contra los derechos humanos.

Por todo esto, debemos gritar a los cuatro vientos que las vacunas son del pueblo, un derecho de las personas de todos los Continentes del Mundo. Llamamos a las autoridades europeas a liberar las patentes de las vacunas. Para ello, os animamos a firmar a favor de la campaña que el grupo de izquierda del Parlamento Europeo GUE-NGL esta impulsando a favor de la vacuna gratuita, pública y universal https://noprofitonpandemic.eu/es/. Porque nacionalizando la producción de vacunas se podrá hacer una distribución justa y equitativa, todavía podemos proteger millones de vidas.

Por último, os animamos a seguir luchando por un mundo más justo. La lógica internacionalista de la izquierda abertzale desde su fundación se ha materializado en una premisa: Hamaika herri, borroka bakarra! Askatasunaren bidean, lehenik herria.

Hacia la independencia y el socialismo

2021-05-01

Rafa Díez Usabiaga, miembro de Sortu

Luchas que marcan

2021-03-03

Rafa Díez Usabiaga, miembro de Sortu.