SORTU traslada sus condolencias y su apoyo a la familia y al entorno más cercano del expreso político Oier Gomez en estos momentos tan difíciles. Su fallecimiento ha puesto de manifiesto una doble dimensión: la generosidad de Oier, por una parte, y la cruel realidad que viven que padecen los presos y presas gravemente enfermas, por otro.

El preso gasteiztarra mostró desde su juventud un enorme arraigo y compromiso con su pueblo. Sus aportaciones, de diversa índole, han dejado una huella imborrable en su entorno.

Además, este caso ha puesto de manifiesto una vez más la cruda realidad que padecen los presos gravemente enfermos. En octubre de 2012 fue diagnosticado de linfoma de Hodking y en 2013 comenzó un tratamiento de quimioterapia. La cárcel agudizó su enfermedad, hasta que en 2017 le fue detectada la metástasis. La movilización popular consiguió que esa misma primavera le fuera conmutada la pena.

Tal y como ocurrió con Juan Mari Maiezkurrena, la gravedad de su situación era de tal magnitud que fue puesto en libertad sólo para morir. Y eso es inaceptable. Resulta inaceptable que los presos políticos sean puestos en libertad sólo antes de morir. Todos los presos deberían tener el derecho a vivir de una manera digna y quienes se encuentran enfermos deberían tener el derecho a poder tratar su enfermedad de manera digna con dignidad.

Una vez más, SORTU exige que se aplique las prisión atenuada a todas las personas presas que tengan una enfermedad grave e incurable. La cárcel no es un lugar adecuado para las personas que padecen enfermedades graves e incurables, no sólo porque resulta mucho más difícil tanto la detección como el tratamiento de cualquier dolencia, sino también porque las condiciones de vida carcelarias agudizan enormemente cualquier enfermedad.

Una vez más, instamos a los gobiernos español y francés a que se impliquen en una resolución integral del conflicto. Es prioritario abordar la situación de las presas y presos para esa resolución. En total son 21 los presos gravemente enfermos. Exigimos que se les aplique la prisión atenuada. Esperemos que Oier sea el último.

Asimismo, SORTU llama a participar en las movilizaziones convocadas para exigir la puesta en libertad de los presos de los presos gravemente enfermos.

 

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies propias y de terceros, siendo ellas persitentes, que nos permiten obtener estadísticas de los usuarios. Si continua navegando consideremos que acepta su utilización.