SORTU ha exigido al Gobierno español que deje de utilizar cortinas de humo y asuma sus propias responsabilidades hacia los presos políticos vascos, al hilo de las declaraciones del delegado su delegado en la CAV Jesus Loza esta mañana. Hasta ahora –y el propio ministro Marlaska así lo ha admitido– la política aplicada con los presos vascos ha tenido un carácter excepcional. Ya es hora, pues, de pasar de las palabras a los hechos: urge enterrar definitivamente la política de excepción para pasar aplicar una política penitenciaria que contemple los derechos de los y las presas, tal y como lo exigieron 85.000 personas el pasado sábado en las calles de Bilbao y Baiona. La pelota está en su tejado. Por ello, el Gobierno tiene que dejar de jugar al despiste y asumir su propia y exclusiva responsabilidad.

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies propias y de terceros, siendo ellas persitentes, que nos permiten obtener estadísticas de los usuarios. Si continua navegando consideremos que acepta su utilización.