La Audiencia Nacional ha llevado al límite el castigo contra los y las ocho jóvenes de Altsasu. Ni el mismo Kafka pudo haber imaginado este proceso. SORTU, al igual que la mayoría de la gente de este país, está indignada y enfadada con este escándalo, con todo el procedimiento y con la falta de democracia del régimen postfranquista. Por ello llama a la ciudadanía a que salga a la calle con el fin de mostrar su solidaridaridad con las personas sentenciadas y denunciar el fallo.

Este tipo de decisiones evidencian, una vez más, que en el régimen postfranquista no hay ni democracia, ni separación de poderes ni justicia, sino ansias de guerra. Mientras haya jueces con tricornio aquí no podemos construir una convivencia estable ni una paz duradera.

Esta sentencia reafirma nuestra determinación de romper amarras con el Estado. Y es que todas las personas que vivimos en este país merecemos vivir dignamente, con garantías, no en esta “democracia” amañada.

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies propias y de terceros, siendo ellas persitentes, que nos permiten obtener estadísticas de los usuarios. Si continua navegando consideremos que acepta su utilización.