BLOGAK


Arkaitz Rodriguez Torres

Idazkari Nagusia

AURREKO SARRERAK


Europako Ezkerraren Alderdiaren seigarren biltzarra, hitzartzea

Europako Ezkerraren Alderdiko 6. Kongresuan egindako hitzaldia, Benalmadenan.

¡A las urnas!

Este domingo, ni un solo voto abertzale, independentista, feminista, socialista, euskaltzale, ecologista o antifascista puede quedarse en casa

Europako Ezkerraren Alderdiaren seigarren biltzarra, hitzartzea

2019-12-14

Europako Ezkerraren Alderdiko 6. Kongresuan egindako hitzaldia, Benalmadenan.

Arratsaldeon. Beste ezer baino lehen, jaso ezazue guztiek agur bero bat. Buenas tardes. Antes que nada, reciban un cordial saludo.

Mi nombre es Arkaitz Rodriguez y soy Secretario General de Sortu, partido-movimiento del País Vasco, Euskal Herria.

Es un honor para mí estar en este VI. Congreso del Partido de la Izquierda Europea junto a tantos y tantas compañeras de las más diversas fuerzas de izquierda europeas.

Al igual que es un honor que se haya aprobado por unanimidad nuestra incorporación al PIE en calidad de observadores. Estamos muy agradecidos.

Somos un movimiento independentista, socialista, feminista y euskaldun, que aspira a construir una república vasca.

Queremos un estado no para cambiar de bandera, no para levantar muros, sino:
• para construir un modelo social y económico justo
• para construir una democracia radical
• para despatriarcalizar todos los ámbitos de la vida y alcanzar la plena igualdad entre hombres y mujeres
• y para aportar, desde nuestra propia realidad, a la construcción de la necesaria alternativa global, porque, tal y como solía decir una de las principales referencias intelectuales de nuestro movimiento, la mayor aportación que pueden hacer los y las trabajadoras vascas a la causa internacionalista es avanzar en su propio proceso de liberación nacional y social.

En la actualidad, la coalición soberanista de izquierdas en la que participamos es la segunda fuerza política del país; la primera en número de concejales y ayuntamientos. Hemos gobernado y gobernamos multitud de instituciones, grandes y pequeñas.

Por otro lado, la sociedad vasca es mayormente crítica, solidaria, progresista y feminista; cabe recordar que la sociedad vasca, al igual que la catalana y la canaria, rechazaron abiertamente el ingreso de España en la OTAN. Todo lo cual se debe, fundamentalmente, a la lucha de nuestro movimiento y, en última instancia, a la existencia de un proceso de liberación nacional y social.

Así las cosas, nos econtramos en disposición de disputar y conquistar la hegemonía social y electoral.

Representamos, pues, una experiencia emancipadora y transformadora relativamente exitosa. Y desde esa experiencia nos atrevemos a realizar una serie de apuntes que podrían contribuir a esa necesaria redefinición de la izquierda que demandaba ayer el camarada Gregor Gisy como requisito para poder cambiar Europa y el mundo.

1.-En nuestra opinión, la izquierda debe recuperar la bandera de la soberanía como sinónimo de capacidad política para poder llevar a cabo una transformación social en profundidad, la construcción de múltiples soberanías y la profundización y radicalización de la democracia en contraposición a la desdemocratización o privatización de la misma que está llevando a cabo el capital. Debemos reivindicar sin complejos el derecho de autodeterminación de los pueblos y respaldar sus respectivos procesos de emancipación nacional y social en la medida en que estos constituyen una de las claves de la construcción de la necesaria alternativa.

2.-La izquierda ha de apostar por construir dicha alternativa de abajo arriba, en base a una filosofía confederal, tanto en el seno de cada pueblo como entre los diferentes pueblos.

3.-La izquierda ha de construir alianzas a nivel europeo y global. Porque globales son los retos y amenazas que enfrentamos. Así, tiene que entender que la batalla que en la actualidad se libra en las calles de Bolivia, Chile, Colombia, Venezuela, Francia o Cataluña, al igual que la que se libró en su día en Grecia, no es la batalla de los bolivianos, de las chilenas, de los colombianos, de las venezolanas, de los franceses, de las catalanas o de los griegos; sino que es la batalla de toda la izquierda. Es la batalla de todos y todas. Y en este punto quiero enviar un solidario abrazo a todos ellos, y, especialmente, al pueblo catalán, que está enfrentando la represión y la judicialización de la política que tan bien conoce el pueblo vasco.

4.-La izquierda ha de articular diferentes luchas, apostando por la construcción de alianzas amplias. Ha de abandonar todo dogmatismo, sectarismo, determinismo o esencialismo y contribuir a la construcción de un nuevo sujeto emancipador, que sea expresión de las múltiples dominaciones que atraviesan nuestras sociedades bajo el heteropatriarcado capitalista y que incluya a ese 99% perjudicado por el actual estatu quo.

5.-La izquierda ha de reivindicar una alternativa radical e integral al capitalismo, una alternativa socialista. Ha de sostener la utopía, y más en estos tiempos en los que la racionalidad neoliberal pretende negar la existencia de alternativa alguna. Pero, al mismo tiempo, la izquierda ha de ser FUNCIONAL, y esa funcionalidad pasa por acometer iniciativas reales y por ser útil para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de la gente aquí y ahora. No podemos perder de vista esa persepctiva.

6.-La izquierda ha de tener un pie en las instituciones y otro en la calle. Ha de entender que es necesario conquistar las primeras, para resignificarlas y ponerlas al servicio de la transformación social. Pero ha de entender que ninguna conquista será duradera si no está basada en un cambio sustancial de valores.

7.-Finalmente, la izquierda ha de tener confianza, ambición, ilusión y pasión. Pepe Múgica dice que la política no puede ser una profesión; tiene que ser una pasión.

Para terminar, dicen que Rosa Luxemburgo extravió un zapato cuando sus asesinos la capturaron. Para nosotros es un símbolo que ella nos legó
• Es el zapato que viste los pies descalzos de millones de seres humanos, de miles de refugiados, de cientos de guerrilleros.
• Es el zapato que permite andar con mayor comodidad.
• Es el zapato que en el mundo árabe se lanza cuando se quiere ofender a alguien, tal y como le ocurrió a George W. Bush en Iraq.
• Es el zapato que están gastando en los patios de las cárceles españolas y francesas nuestros presos políticos.
• Es el zapato que calzan los pensionistas, las feministas, las trabajadoras de las residencias, los jóvenes, las migrantes, los refugiados… en demanda de un planeta y una vida que merezcan la alegría de ser vividos.
• Es el zapato que anuncia y asegura que vamos a seguir caminando hasta el final. Hasta la victoria, siempre. ¡No pasarán!

Egileak